« »
HOY:  domingo 25 de febrero del 2024
Politica blanco PNG

Vecinos expusieron su visión sobre la situación de inseguridad en el Concejo de Rosario

En el marco de la reunión semanal de la comisión de Control, Convivencia y Seguridad Ciudadana, en el Anexo “Alfredo Palacios” del Concejo Municipal y presidida por su titular, Lisandro Cavatorta, de Todos Hacemos Rosario, concurrieron integrantes de Rosario Autoconvocada, quienes expusieron su visión sobre la situación de violencia e inseguridad en la ciudad.

De la reunión de la comisión de Control, Convivencia y Seguridad Ciudadana participaron su presidente, Lisandro Cavatorta, de Todos Hacemos Rosario; Nadia Amalevi, de Arriba Rosario; María Fernanda Gigliani, de Iniciativa Popular; Carlos Cardozo, de Unión Pro/Juntos por el Cambio; Marcelo Megna, de la Unión Cívica Radical; Valeria Schvartz, de Volver a Rosario, y Jesica Pellegrini, de Ciudad Futura.

Guillermo, uno de los componentes de Rosario Autoconvocada, indicó que “hace 4 meses que nos conocemos a partir de este flagelo de la inseguridad, desde un encuentro en el Monumento Nacional a la Bandera”.

Sostuvo que “no tenemos sponsors, sino un deber cívico ante el problema” y mencionó que mantuvieron encuentros en el Monumento, en la plaza Sarmiento, “no somos masivos, sino genuinos”.

Insistió que el objetivo es “mantener vigente el reclamo para atenuar la gravedad de los hechos” y destacó que “ya pasaron el centenar de víctimas” fatales en la ciudad.

Planteó una “revisión de lo que se viene haciendo” y sobre “por qué se falla, por qué seguimos perdiendo rosarinos día a día”.

De igual modo dijo que se les pide “no hacer reuniones en el Monumento porque volver de noche es inseguro, porque hay poca iluminación o porque no hay transporte”.

Consignó asimismo que integran la Mesa Intersectorial por la Paz.

Por su parte el padre Alejandro Saba, de la Iglesia Ortodoxa San Jorge, dijo que representaba a “todos los credos de la ciudad” y aludió a la tarea de “consenso, pedir, sugerir y acompañar”.

Remarcó que “queremos acompañarlos” en la tarea por el reclamo de seguridad.

A su turno Alberto, enfatizó que “Rosario ha perdido muchos derechos. En una década, desde el 2013, son miles de muertos”.

Agregó que “se ha limitado mucho la libertad” y solicitaron “mejorar la calidad de vida” para mencionar que “Mauro perdió la vida por ir a comprar unos tomates”.

Insistieron en preguntar “qué están haciendo la provincia y la Nación. Hace años nos tienen abandonados” y remarcaron que “una cosa es Cañada del Ucle o Firmat y otra Rosario. No vemos las acciones o no se ven los resultados”.

Maximiliano, por su parte, aludió a la “crisis de representatividad, por eso estamos acá”, y expresó la predisposición “para coordinar acciones y lo que haga falta”.

Beatriz, indicó que vive en Echesortu, y que “no hay respuestas”, para preguntar “qué están haciendo. Nos preocupa la inercia”.

El titular de la comisión, Cavatorta, explicó aspectos del funcionamiento de la misma, hizo referencia a las mesas de trabajo que se mantuvieron durante todo el año 2022 con el Ministerio de Seguridad, y a la reunión de la semana pasada, durante dos horas y media con el ministro del área, Claudio Brilloni, para transmitir diferentes inquietudes.

También indicó que “se avanzaron en resultados concretos como la reapertura de comisarías” o acerca del convenio firmado la pasada semana con el ministro de Transporte nacional, Diego Giuliano, para la implementación de las paradas seguras.

Otra de las integrantes de Rosario Autoconvocada, Graciela, preguntó “qué puerta hay que tocar para destrabar lo que hay que destrabar”.

También reclamaron “no seguir contando muertos”.

La concejala María Fernanda Gigliani, mencionó que “es legítimo el planteo de ustedes” y aludió a la necesidad de mantener políticas, ante el ejemplo de un gobierno que dispuso el cierre de comisarías y ahora se decide la reapertura. “Tiene que haber acuerdos”, enfatizó.

En tanto la concejala Jesica Pellegrini, de Ciudad Futura, habló sobre la “impotencia, dolor, enojo” de los vecinos y aludió a dos políticas a largo plazo, la urbanización de los 112 barrios populares de la ciudad y respecto al control del lavado de activos.