« »
HOY:  miercoles 24 de abril del 2024
Politica blanco PNG

Los docentes rosarinos se concentraron para pedirle seguridad al Gobierno

Docentes provinciales se congregaron frente a la sede que el Gobierno Provincial tiene en la ciudad de Rosario, en Dorrego y Santa Fe, para reclamar seguridad en los establecimientos educativos y también pidieron la reapertura de paritarias.

La plaza San Martín fue epicentro del pedido tras las amenazas de “balas y plomo” contra escuelas, mensajes intimidatorios en los propios celulares de los maestros y ataques comprobados contra frentes de establecimientos educativos.

“El tema de la violencia ha dado un nuevo salto; se ha cruzado un nuevo límite y hay muchas comunidades que no pueden ir a la escuela, lo que es muy grave. Por eso, la violencia es el centro de esta movilización”, explicó Juan Pablo Casiello, el titular de Ansafé en Rosario.

“La autoridad policial no está garantizando la seguridad; el Ministerio de Seguridad se compromete a poner patrulleros y después no cumple. Hay escuelas que están abiertas por el compromiso de compañeras y compañeros que están esperando a las chicas y a los chicos, pero como en los barrios no se puede andar, no va nadie”, explicó el dirigente. Y agregó: “Por la impunidad que tienen en la ciudad las bandas criminales, cualquier amenaza es creíble; es muy difícil decir que no va a pasar nada”.

Casiello también planteó otro reclamo y tiene que ver con la paritaria. “El salario docente se ha pulverizado por la inflación”. “El Plan 25 (un mínimo de 25 horas semanales de clase) es una mentira, hace tres meses que los compañeros trabajan gratis porque no cobraron un peso”, cerró.

 

Mirada de Amsafe Provincial 

Rodrigo Alonso, secretario general de Amsafé provincial, dijo por su parte: “Hay un límite, y la violencia siempre es un límite. Ya empezaron a preocupar cuando en la pandemia empezaron a haber asaltos a las escuelas, y después de la pandemia parecía que eso iba a parar, paró un par de meses y volvieron nuevamente los robos, los asaltos a la salida de los colegios, y ahora el tema de las balaceras. Es una situación preocupante que pone en juego la vida de alumnos y docentes, la seguridad, pero también los procesos de enseñanza y aprendizaje”.

“Es importante la presencia policial, que haya patrulleros, efectivos, pero esa no es la solución. Hay que empezar a buscar también políticas integrales donde las comunidades educativas puedan tener acceso a la iluminación, al asfalto, al trabajo, a la vivienda. Creemos que hay una serie de políticas que se tienen que implementar para garantizar la seguridad”, expresó el sindicalista.